Escleroterapia

La escleroterapia ha sido exitosamente utilizado como el método principal para todo tipo de venas varicosas desde hace décadas. Su área de aplicación incluye desde las venas de araña así como las venas varicosas reticulares, rama lateral, venas safenas varicosas, venas varicosas recurrentes y úlceras venosas. La escleroterapia, es también usada en combinación con la cirugía de las venas varicosas o con tratamiento     térmico;     porque      los últimos procedimientos mencionados no pueden ser usados en todos los tipos de venas varicosas.

Cómo diferenciar telangiectasias o venas varicosas?

Las venas varicosas son venas superficiales patológicamente agrandadas en las piernas. A menudo lucen retorcidas. Las más pequeñas de estas venas agrandadas se llaman las venas de la araña o telangiectasias, mientras que las venas varicosas se pueden referir como varicosidades;  Las venas varicosas se deben principalmente a una debilidad hereditaria del tejido conectivo. Tarde o temprano, esta debilidad interrumpe la función de las piernas y conduce a las venas varicosas. La edad avanzada, los factores hormonales, la falta de ejercicio, sentarse o durante largos períodos de trabajo, y el sobrepeso pueden aumentar el factor de riesgo a padecerlas. 

Los síntomas de las venas varicosas, incluyen sensación de tensión, dolor o pesadez en las piernas, comezón durante la noche, hinchazón, piquetes y hormigueo o tensión en las mismas. En los casos severos, puede llegar a existir acumulación de fluído en el tejido (edema) e inflamación o pigmentación en la piel. 

Incluso las pequeñas venas varicosas como las venas de la araña o telangiectasias, pueden causar estos síntomas.

Asimismo las venas de araña puede ser una señal de advertencia temprana de un problema venoso, por lo que usted con un médico vertificado en cuanto localice cualquiera de los síntomas aquí mencionados.  

Cuáles son los síntomas de las venas varicosas?

¿Qué complicaciones puede causar una vena varicosa no tratada?

Al principio, las venas dilatadas y retorcidas son sólo molestas por su apariencia.

Las venas varicosas a menudo no causan ningún síntoma en esta fase temprana, más tarde puede ser una acumulación de líquido (edema) en las piernas, que normalmente comienza en los pies y alrededor de los tobillos, también acompañado de una sensación de tensión, picazón o dolor.

Los síntomas son peores después de períodos largos o en días calurosos de verano, pero mejoran al caminar o acostarse.

Si la enfermedad avanza, pueden desarrollarse cambios crónicos de la piel con picazón problemática. La piel se vuelve más oscura y aparece marrón o moteado.

La debilidad crónica de la vena, aumenta el riesgo de toda una serie de complicaciones serias, incluyendo la inflamación y las úlceras venosas de la pierna (ulcus cruris) - heridas que cicatrizan mal, además, pueden formarse coágulos sanguíneos (trombos) en las venas profundas de la pierna y el peor de los casos: La embolia pulmonar.

¿Cómo prevenir enfermedades venosas?

El ejercicio es importante, pero, el estimular a tus piernas con agua fría después de la ducha también ayuda. 

El frío provoca que las venas se contraigan, lo cual mejora el transporte de sangre al corazón desde las piernas. 

Disfruta de unos minutos de descanso elevando tus pies lo máximo posible que puedas - esto mejorará el movimiento de la sangre de regreso al corazón. 

Evitar largos baños con agua caliente, largas sesiones en el sauna y prolongados baños de sol, hasta que el sol cause que las venas se dilaten. 

También es importante tomar líquidos abundantemente y mentener una dieta balanceada, así como el sobrepeso también le pone una tensión extra a tus piernas. 

Procura usar tacones altos sólo para ocasiones especiales. Los zapatos planos son mejores para las actividades de la bomba muscular y la función venosa.

Asimismo, la escleroterapia es el tratamiento de elección en varios países para combatir enfermedades de hemorroides en primer grado y es también una gran opción para el tratamiento de várices esofágicas.  

Tratamiento compresivo

Después de examinar tus piernas, tu especialista en venas pondrá en discusión un posible tratamiento y seleccionará cuál es la mejor opción con tus telangiectasias; por ejemplo: Si pueden ser tratadas de manera sencilla y poco invasiva con micro-escleroterapia.

 

Actuamente, el tratamiento ambulatorio está disponible también para las venas varicosas grandes, sin necesidad de anestesia general, láser o cirugía.

 

Sin embargo, debe recordarse que ningún tratamiento puede curar la enfermedad varicosa para siempre.

Después de algún tiempo, de  nuevo las venas varicosas pueden aparecer en el mismo lugar o donde se presente la debilidad del tejido conectivo, que suele ser la causa de las mismas.

 

La Terapia de compresión es un  método de tratamiento mediante el cual, el paciente usa medias de compresión que ejercen presión sobre las piernas desde la parte de afuera, ayudando así a la bomba muscular para hacer su trabajo.

Las venas engrandecidas se vuelven más estrechas y mejora el flujo a través de las mismas y reduce la acumulación de líquido en los tejidos (edema).

 

La terapia de compresión tiene que ser continua a lo largo de toda la vida, de lo contrario, los síntomas podrán aparecer de nuevo rápidamente, después del tratamiento.